Cómo pajearse con un huevo

Cómo pajearse con un huevo | Golden Sex Dreams
¡Comparte!

Así, sin más, un día me dispongo a hacer un pequeño estudio basado en testimonios reales que hayan hecho uso del huevo masturbador (TENGA Egg). El número es reducido, pero sus conclusiones son interesantes acerca de la masturbación masculina.

¿Porqué la mayoría de los hombres heteros no consumen juegos eróticos para utilizar en solitario?

Muchos hombres consideráis la masturbación como una necesidad fisiológica en un momento determinado. Se trata de satisfacer un impulso. Dicho de una forma irónica, es como ir a mear. No hay necesidad alguna de ir a comprar productos para facilitar ir a orinar. Visto así, y teniendo el recurso rápido y gratis del porno online… ¡¿Para qué necesitáis juguetes?!

No obstante, sé que si alguien os regala un huevo masturbador lo probaréis (¡no pasaran muchos días guardado en el cajón!).

¿Cuál es la experiencia del huevo masturbador?

El resultado de la experiencia es diferente. Una sensación distinta que resulta agradable. ¿Porqué? Los chicos responden que no es la misma sensación que masturbarse con la mano. La textura rugosa e interna és muy realista respecto a la práctica sexual. Es decir, és como una vulva y con ello consigue calcar la sensación de tener sexo. Los huevos masturbadores consisten en una funda de elastómero. Su tacto es suave y húmedo. Contiene una bolsita con un lubricante que fortalece la sensación del coito. Mide 7cm de alto por 5cm de ancho aproximadamente. Su elasticidad permite adaptarse a cualquier tamaño y nuestros hombres pueden utilizarlo manualmente a la velocidad que deseen; sin freno alguno. 😉

Los hombres que he conocido y que lo han puesto en práctica, lo recibieron como regalo y les ha gustado. No obstante, no lo comprarían debido a que lo consideran más como un detalle divertido y original para regalar, ¡que seguro que utilizarán!

Sé de algunos que han dado uso del huevo más de una vez… Lo limpian y lo reciclan hasta dónde resista la “prueba de estrés”.

Me planteaba la posibilidad de si se podría combinar con el uso de estimulantes de frío y calor… pero los chicos insisten en que no hace falta utilizar tantas cosas para masturbarse. Lo cierto, que ¡nosotras tampoco! Así que dejemos los estimulantes para juegos de pareja. 😉 Del mismo modo, en algunos sexshops o tiendas online hemos visto que también venden el producto como posible juego entre parejas… Sin embargo, viendo lo que nos dicen los testimonios, ciertamente no sea el juguete más apropiado para mantener y/o alargar el estímulo del hombre. ¡Vamos que es posible que acabe en un santiamén!
Tenga Eggs

Anécdotas confesadas

Lo más gracioso de esta encuesta es que este artilugio os recuerda a vuestra pubertad. Algunos confiesan historias de la adolescencia. Momento en el que los hombres muestran más interés y reciben más impulsos sexuales. Un período en el que el adolescente busca diversos sistemas de masturbación. Es asombrosa la creatividad que llegan a tener: agujerear un melón para simular una penetración, comprar entre amigos muñecas hinchables, utilizar un calcetín,… Hasta un rollo de pápel de water colocado hábilmente entre la tapa del wáter para hacer un mete y saca… Francamente, si alguién tiene una história mejor que contar que lo cuente, ¡por favor!
He entrando a indagar por internet y lo cierto es que la história del melón está por todas partes. No obstante, alguna história viene contada por alguna mujer que ha pillado in fraganti a su pareja y la verdad que se ha escandalizado más de una. No lo encuentro justo ni a vuestro favor. Más vale normalizar las cosas con toda naturalidad. 😀

Mi novio y su melón
Mi novio y su melón. ¡Ayudarme! | Foro enfemenino.com

Conociendo la existencia de estas historias, concluiré con una reflexión.
Los chicos jóvenes Sí que hablan entre ellos de sexo hasta cierta edad. Podríamos decir que para ellos es natural hablar de sexo en lugares de convivencia o vestuarios. Sin emabargo, existe un momento en que dejan de hacerlo. Cuando perciben una fuerte presión social.Cuando se pone en duda su masculinidad es cuando cesan de expresar su sexualidad reemplazandolo por el alardeo o el callar para siempre.

¡Comparte!