¿Es toda la educación sexual responsabilidad de los padres?

Educación sexual | Golden Sex Dreams
¡Comparte!

Se exculpa la influencia que está teniendo la pornografía en los adolescentes por falta de educación sexual por parte de los padres.

Recientemente, tras la gran polémica que ha provocado el Salón Erótico de Barcelona-Apricots 2016 con su vídeo viral, Amarna Miller ha sido golpeada por muchas críticas. El anuncio, bajo el título HIPOCRESÍA, ha abierto la caja de pandora con diversos temas entorno a la pornografía, la sexualidad y otros mensajes feministas. Amarna a pasado por un sinfín de entrevistas y apariciones televisivas como La Tuerka y el programa de Buenafuente.

Precisamente en La Tuerka, Amarna responde ante la problemática que presenta internet y la educación sexual. Hoy en día, existen cifras que corroboran que los jóvenes, cada vez a más pronta edad, recurren a la pornografía vía internet. ¿Y qué encontramos en las redes? Pornografía mainstream poco realista y mal ejemplo de lo que debería ser una relación sexual. Pues bien, en mi opinión, en este caso el argumento de Amarna Miller carece de peso. Plantea la carencia de la educación sexual por parte de los padres y lo compara a una película de ciencia ficción, como por ejemplo, una de súper héroes. Para ella, del mismo modo que le explicas a tus hijos que no puede saltar por el balcón y echar a volar porqué ese tipo de películas no son reales, debes hacer lo mismo con una peli porno. El problema está en que tu puedes ir al cine o sentarte frente al televisor con tus hijos para ver películas de acción. Sin embargo, el porno es íntimo y muchos padres ni se enteran de que sus hijos lo consumen.

La pornografía y las películas románticas son ciencia ficción

La pornografía está teniendo las mismas consecuencias que ha tenido el romanticismo en cuanto a relaciones sexuales y de pareja. Está claro, que todavía hay mucha gente que no sabe distinguir entre la realidad y la ficción… y hasta ahora, se ha culpado a la carencia de una educación sexual.

¡Es verdad! Pero ¡ojo!

Esto no significa que tengamos que aceptar que lo que nos ofrece la pornografía es algo normal. Lo normal, es que se plasme una preocupación social. La industria juega con nuestras emociones y nuestros deseos sólo mostrando lo que quieren. Sin abrir brecha alguna a la posibilidad de un cambio o de dar derecho al consumidor de pedir algo distinto. Nos acostumbran a pensar que esto es lo que hay y lo que habrá. Y no hay más que ver sus cuentas bancarias para entender lo bien que se aprovechan de ello.

Si, por ejemplo, cada vez más, hay más niñ@s que utilizan internet para ver porno… no neguemos que la necesidad sexual es vital. Empiezen a contemplar la posibilidad de un nuevo nicho dirigido a adolescentes, propio para ellos. Quizás eso ayudaría a aceptar un hecho real y colaboraría en su normalización. Del mismo modo, que hacer películas porno por y para mujeres mejoraría el entendimiento de que el sexo es de tod@s, no sólo para el disfrute de los hombres. Se trata pues, de normalizar el sexo como algo natural. Permitir que sea producido de distintas formas y por distinta gente. Limpiar así la cara a la pornografía… porque señor@s no se trata de borrar la palabra del diccionario sino mejorar su significado.

En Noruega, se nos están adelantando. Recientemente ya han hecho un programa televisivo dedicado a la masturbación para adolescentes.
Aquí podéis verlo (activad subtítulos en inglés):

“Por lo general se empieza despacio y luego puede ser muy rápido. Se introduce de esta manera”, explica. “Pero para que sea más agradable es vital que la vagina esté lo suficientemente húmeda. También es bueno frotar el clítoris”, recomienda.

La responsabilidad de educar es de los padres pero la responsabilidad civil y social también es importante.

Lo que no se puede tolerar es que haya una industria con altos beneficios que no actúe con cierta ética. Si los dogmas de la religión cada vez más están más caducados, en la caja tonta, cine y publicidad también. No olvidemos que los mass medias siempre serán el punto de control de toda sociedad a beneficio político y económico. Un sector al que no le interesa contemplar cambios sociales porqué así lo tienen todo bien controlado.

Es simple, no permitas que decidan por ti. Porqué tu educarás a tus hijos pero a la vez tendrás que explicarles porqué en casa es de un modo y allí fuera todo es ficción. Algo que nosotr@s mism@s ni siquiera entendemos y que incluso much@s, tristemente, no son conscientes.

 

¡Comparte!