La moda que nos somete

La moda que nos somete | Kâfeïna Girl
¡Comparte!

Viendo el siguiente vídeo de Álvaro de la Herrán, me planteo lo siguiente…
¿No será que lo único pornográfico que hemos tenido las mujeres hasta ahora ha sido la estética?
¿No podríamos calificar todo lo Fashion como algo potentemente porno?

Lo Fashion es porno

Si el porno mainstream (hetero masculino) no es real y está lleno de estereotipos que alteran la conducta sexual en la vida normal… ¿Acaso, no sería lo mismo con el mundo de la moda que absorbe tanto a las mujeres? Un patrón al que hemos seguido fielmente tod@s durante décadas. Qué ha trazado modos de conducta y ha fabricado modelos estándares inexistentes en la vida real. Un mundo kitch al que hemos aplaudido durante años y que nos ha apartado de lo “horrendo” consiguiendo que nos aterre cualquier imagen predispuesta a hacernos reflexionar. A las mujeres nos pusieron lo “bello” para descartar “lo natural” al igual que a los hombres les dieron lo “extremo y exagerado” para que sólo deseen lo inexistente.

Personalidad | Kâfeïna Girl

La moda se rige por heteronormativas impuestas por el sistema.

El mundo de la moda, muy a pesar de que la mayoría de modistas con renombre son hombres homosexuales, pone en práctica heteronormativas muy severas. Estandarización de los requisitos a cumplir como modelos: altura, medidas, edad, dietas estrictas,… ¿Quiénes son los que establecen las tendencias del cuerpo perfecto? ¿Quién permite que eso sea posible? ¿Qué necesidad hay? ¿Y a quién le importa tanto establecer estos dogmas? Durante todo el siglo XX hemos visto como ha evolucionado la idea del cuerpo perfecto. Está claro que ha ido cambiando de década en década. Pero, en serio, ¿qué necesidad tenemos de vivir anclad@s a esas imágenes? Que necesidad hay de auto crearse más preocupaciones innecesarias? Uno debe cuidarse por temas de salud propia (y el sentirse bien consigo mism@ colabora a ello)… pero llegar a extremos tales como la anorexia y la bulimia como la falsificación de tu propia identidad y que tu vida viva entorno a la ‘perfección’ inventada por alguien que no eres tu… Vivir sin poder engordar ni un sólo kilo, pasar 8 horas laborales en tacones altos, renovar el ropero cada año porqué lo que tienes ya no está de moda. ¿Nunca has caído de que la moda siempre vuelve y tu eres libre de inventar e reinventar lo que quieras? ¿Eres consciente de que dejas que tu estilo propio dependa de lo que circula en el mercado? Es decir, de lo que dicta el propio sistema. ¡Sí! Economía, mercado y sistema van cogidos de la mano. Y tú, hoy en día, ya eres consciente en qué condiciones se manifactura la ropa de las grandes indústria textiles. Personas del tercer mundo que a coste rídiculo son expuestas a horarios y condiciones de trabajo nefastos. Y todo esto para favorecer a la falsa burbuja de la felicidad: el consumo.

Consumo | Kâfeïna Girl

La cirugía: cuando empiezas no acabas.

La cirugía es un negocio más. Aprovechan tus debilidades para convencerte de que tus problemas de autoestima se arreglaran con una sola operación. Pero lo cierto, es que si no te quieres a ti mism@ ¿qué va a cambiar? Si no ejercitas primero tu psique, una imagen no arregla nada. Además el cuerpo por si solo és una máquina que hay que saber mantener. Puedes pasar por una liposucción, pero si no aprendes a comer o a indagar cuál es tu dieta adecuada, volverás de aquí unos años y a por otra intervención. Es como cuando nos hacemos un tatuaje. Al cabo de un tiempo debes volver para que te lo repasen. Nada es eterno. Nada es para siempre. Y de eso va el cuerpo humano… la vejez es obligatoria y la eterna juventud NO EXISTE. Incluso hay intervenciones quirurgicas que se ponen en práctica justo después de un parto. Con el cuerpo todavía tierno y sin recomponerse. Señoras, ¿es tan terrible una mujer que acaba de parir? ¿Es necesario aprovecharse del momento post-parto en el que la mujer puede que pase por un periodo depresivo (algo natural y propio de nuestra naturaleza)? Jugar con el estado anímico de las personas debería ser un delito. Dejar que la economía nos trate como un trozo de carne es de enfermos. Piensen que hay personas que han pasado por extirpaciones de partes del cuerpo debido al cáncer (pechos, colon, riñones, pulmones, testículos…) y que se afrontan frente la decisión de la cirurgía de otra forma. Mujeres que deciden si continuar sus vidas sin pechos o pasar por una implantación por verse forzadas a la estética impuesta. ¿Acaso estas personas no se merecerían un descanso? Lo justo sería, tomar una decisión por cómo te sientes en vez de decidir entorno a lo que impone la sociedad. ¡No tener pechos no es nada malo! Sin tetas sigues siendo mujer.

Photoshop | Kâfeïna Girl

¡Comparte!

2 comentarios sobre “La moda que nos somete

  1. ¡Hola!
    Estoy de acuerdo con que aquí el problema es un abandono total del gusto personal a favor de agradar a la colectividad. Y aún así, como bien has dicho, los que crean esas tendencias son unos pocos jefes detrás de la industria de la moda que no representan a la sociedad en su conjunto. Pero lo peor no es eso; lo peor es ver cómo algunas personas leales al imperativo de la moda actúan como perros de presa contra aquellos que libremente han decidido no dejarse guiar por los mismos cánones de belleza. Al final logran crear esas pequeñas guerras dentro de la misma base de la sociedad.
    Interesante artículo 🙂
    ¡Un saludo!