Mamá, quiero hacer porno

Mamá, quiero hacer porno | Kâfeïna Girl
¡Comparte!

Ya sé que me da por hablar mucho de porno y a muchas personas quizás les tira para atrás o les aburre el tema. De buena entrada, os confesaré que a mi la pornografía plin pataplin. Ni lo consumo ni me interesa. Me quedo igual de inmune ante la vibración de un juguete erótico. Me aburre y a veces, incluso me estresa (ese zumbido de fondo… ¿de verdad que con toda la tecnología que existe todavía no han inventado un vibrador silencioso?). No obstante, el tema me interesa porqué he tenido la oportunidad de rodearme de gente que trabaja en este mundo y que realmente, promueven proyectos muy interesantes distintos al porno mainstream (*).

(*) Literalmente, “de la corriente general”. Porno heterosexual estándar. Incluye escenas heterosexuales, lésbicas o de masturbación femenina, pero no homosexuales masculinas ni prácticas “duras” como el sado-maso ni puntos de vista de la mujer.

¿Cuántas madres recomendarían a sus hij@s dedicarse a la indústria del porno? ¿Y padres?

Creo que muy pocos. No quiero arriesgarme a decir ninguno porqué siempre hay excepciones y estoy abierta a conocerlos. Aunque, a pie de calle, la imagen que todavía percibimos de la pornografía no es una imagen que transmita mucha simpatía. Y esa imagen es real. No nos equivoquemos. Sigue siendo algo asqueroso a los ojos de todos. Lo mires por dentro o por fuera. Aunque hablemos de porno ético, de porno feminista, de porno ecológico… El tabú sigue allí y el que te apunten con un dedo por consumirlo también. Así que imaginaros si te dedicas a ello. Evidentemente, si eres mujer la crítica recae en ti mil veces más que a un hombre. Incluso mi madre no acepta que hable de ello, y eso que tengo 37 años y pretendo hacer críticas constructivas en el terreno. Parece mentira que vivamos en la era de la máxima comunicación y sigamos escondiendonos por el ‘qué dirán’. Continuamente alimentando las apariencias y la hipocresía al nivel más extremo.

Silvia Rubix y Anneke Necro
Silvia Rubix y Anneke Necro [Foto de la cuenta de instagram de @silviarubix]

Ellas son jóvenes, son fuertes…

Para ser actriz o actor porno hay que valer. Es una profesión más como cualquier otra y por ello, tan sólo por el único hecho de que existan personas capaces de hacerlo, ya es motivo de gran respeto. Y sí, repito. He dicho profesión. Te remuneran por ello y pagas las facturas gracias a ello. Y si digo facturas es para subrayar de que se tratan de personas igual que todo el mundo. Sin embargo, como todo emprendedor, requiere de mucho trabajo y es que las oportunidades no vienen solas. Hay que ir a búscarlas. Tienes que moverte.

Hará más de dos años que pude sorprenderme con la presencia de Carolina Abril, Silvía Rubix y Chiara Dialetto en el Secret Business Congress. Este se celebraba junto al Salón Erótico de Barcelona 2015 e iba dirigido, principalemnte, a webmasters. Las actrices fueron convocadas para hablar de cómo se manejaban con las redes sociales para promocionarse. Aquí, oyendolas hablar y argumentando, es dónde pude darme cuenta de la valía que tienen. No sólo son actrices, sinó también, empresarias, relaciones públicas, community managers. Todo recae en sus manos; todo está bajo su control. También, por otra parte, tenemos a Anneke Necro, una de las que he podido conocer más de cerca y a la que aprecio por su fortaleza en el momento de defender sus ideas. No sólo se dedica al porno sino también a cultivar su intelecto así como reivindicar y participar en primera línea en proyectos feministas. Muchas veces víctima de críticas; igual que todas ellas. Principalemente, expuestas a las hienas que no entienden ni quieren entender que se puede ser sexualmente libre y feminista a la vez. Sí, es compatible dedicarse al porno y ser feminista. Todo depende de tu cabeza, de tus principios, de por dónde te mueves, a quién te vendes y de como dirijes tu destino (que es tuyo y de nadie más). Amarna Miller es hoy el mejor ejemplo de ello. Comprometida al 100% con su trabajo y con su reivindicación ha conseguido escapar de la involutiva indústria pornografica española e ir a Estados Unidos donde sigue trabajando como actriz y directora. Desde allí, sigue reivindicado los derechos por las trabajadoras sexuales españolas.

Amarna Miller
Amarna Miller [Foto de instagram de la cuenta de @amarnamiller]

“Hace falta innovación y variedad; más mujeres, transexuales y personas de género fluido (que no se identifica con ninguno en concreto) detrás de la cámara, más visibilización y poner sobre la mesa que el trabajo sexual es un trabajo más y nosotras somos trabajadoras. Muchos estamos en esto porque creemos que la pornografía es necesaria”.
Amarna Miller
Declaraciones hechas para el Interviu: ‘El porno español no se levanta’ David Arnanz (13/03/2017).

… y luchan por todas.

Silvia Rubix, Anneke Necro y Amarna Miller han trabajado con la conocida directora Erika Lust, una de las pioneras del porno feminista. Alguien a quién también he tenido ocasión de oír hablar en directo y que me ha conquistado por sus argumentos. La primera vez, pude oirla en la presentación del libro SEX2 de Pere Estupinyá en el Almeria Teatre del barrio de Gracia (Barcelona) y la segunda vez, en un evento de ‘sexo en las redes’ organizado por Meetup y dirigido, principalemente, a emprendedores, community managers y técnicos de marketing online. Erika, cuando habla, se nota que tiene una preocupación de fondo. Es licenciada en ciencias políticas, experta en sociología enfocada en la mujer… No sólo es directora de cine erótico, ella es alguien que siente y piensa. Su productora no sólo es un negocio sinó tambien un proyecto reivindicativo, es puro arte. Algo que a mucha gente le cuesta ver. Va más allá de un producto. Es la constancia de mantenerse firme y encontrar la mejor fórmula para hacer despertar a las mujeres y a su vez, al mundo varonil. No trabaja con cualquiera. Es muy minuciosa en el momento de escoger sus actores como en la forma de trabajar en sus rodajes. Lógico. Ella es cineasta y es feminista. Cuida su entorno. Muestra que otra forma de trabajar es posible dentro del porno. Además, este año también ha lanzado otro proyecto junto a su marido, Pablo Dobner: The Porn Conversation. Concretamente, consiste en tres guías para hablar con tus hijos de porno. Estos varían en función de la edad de los menores. Insisten en concienciar a los padres sobre la necesidad de hablar de porno con sus hijos. La pornografía es algo totalmente accesible desde internet y de forma involuntaria. La Rule #34 así lo demuestra. Hoy en día, aunque nos cueste asumirlo, se ha convertido en un tema obligatorio para incluir en la educación sexual de nuestros hijos.

Erika Lust
Erika Lust [Foto de instagram de la cuenta de @erikalust]

“Necesitamos más mujeres detrás de la cámara”
Erika Lust

¿Qué he aprendido con ellas?

Con todo lo que he podido descubrir he podido entender que hay gente que logra dedicarse a lo que le gusta, y dedicarse al porno es una opción más. La mayoría, asociamos el dedicarse a la pornografía con la necesidad. Es decir, que te metes en esta profesión porqué no tienes más opciones… Incluso pensaran que estás allí porqué no tienes estudios y no sabes hacer nada más. Igual pasa con la prostitución. Te dedicas a ello porque no te queda otra. ¡A ver! Hay de todo en esta vida… Aunque actualmente, dadas las circunstancias en las que nos han tocado vivir pues como que si ese fuese el caso media población española se estaría dedicando al porno por necesidad… Yo misma, habiendo vivido situaciones precarias, encontrarme sin trabajo y sin dinero, etc… Habiendo tenido la oportunidad tan cercana de meterme en el porno… Sinceramente, pues como que no. Que no me veo. Sí, me gusta el sexo. Pero no me gusta estar pendiente de una cámara, ni de buscar complicidad con cada actor o actriz con el que me toque rodar, ni plantearme si subir más una nalga u otra. Para empezar, no soy actriz ni modelo y tampoco tengo la capacidad para exponerme en pelotas así sin más. Ni ser tan extremadamente mediática. Mi cuerpo no me pide experimentar este reto hasta este nivel. Así, que no, no valgo para ello. Y ni soy más por ello ni menos. Cada uno saca a la luz lo que mejor sabe hacer… por eso no hago porno pero sí hablo de él. 😉

Sí hay mujeres que estan penetrando al porno y estan empeñadas en cambiarlo. No sólo a él, sino también a tu propia forma de pensar.

Ellas son quienes, con su actitud y temperamento, exigen el cambio en las condiciones de trabajo y rompen las barreras de las que somos víctimas socialmente. Ellas saben a qué están expuestas otras compañeras y saben de primera mano que no todas tienen la misma suerte. Cada día se enfrentan a múltiples críticas pero ellas son las que luchan día a día. Y sí, por supuesto, cobrando. ¡Faltaría más!

“Ni las actrices porno somos millonarias ni cobramos una locura de dinero por cada película que rodamos. El concepto de actriz X como persona que puede hacer una escena y vivir durante todo el año está absolutamente desfasado”

“Los hombres en la industria X cobran la mitad e incluso un tercio menos que las mujeres”

Amarna Miller
Declaraciones extraídas de la Crónica Global – El Español, Laura Fàbregas (30.01.2016).

¡Comparte!