¡De cámping y ella con el mar rojo!

Cámping y menstruación | Golden Sex Dreams
¡Comparte!

Llega el verano y nos destapamos tod@s. Bajamos a la playa y huimos de las ciudades masificadas. Festivales y fiestas mayores nos invitan a la diversión. Julio y agosto nos trae la temperatura idónea para lucir pieles morenas, shorts, camisetas anchas, bikinis, etc. ¡La época de la fiesta y el ligoteo por excelencia!

Festival L’Estrany (Banyoles)

Este año, el 6 de agosto, pude asistir al Festival L’Estrany de Banyoles. Un fabuloso festival en el que luces, proyecciones y música electrónica ambientan el Bosc de Can Ginebreda. Un espacio muy curioso en el que las esculturas eróticas de Xicu Cabanyes predominan en toda la escena. Mujeres voluptuosas, falos enormes y figuras eróticas aumentan su intensidad a medida que vas subiendo por el bosque. Un paseo en el que predomina la vida, la muerte, la erótica, el caos y la geometría… conceptos contemplados en plena naturaleza.

 

Curiosamente, los djs que participaron en este Festival eran todo mujeres. Lo cuál, sólo pensar en ello, aumentó la sensualidad del festival. Podríamos considerarlo como un festival femenino que subraya todas sus cualidades artísticas y musicales junto al erotismo que desprende el bosque de la Ginebreda. La velada fue genial, mejor que nunca. Sin embargo, no todo reluce por su apariencia y esto pasa en cualquier festival.

¿No querían erotismo y naturaleza? Pues la regla forma parte de ello.

Mucho erotismo para tanta menstruación

En el festival tenías la oportunidad de quedarte acampando. Detalle muy agradecido por aquellos que veníamos de más lejos. Llegas, montas tu tienda de campaña y list@ para ir a bailar hasta cuando se te antoje (sin olvidar el kit de tapones para los oídos). No obstante, ese fin de semana estaba esperando a la señorita Pepa (menstruación). Para las entendidas, conoceréis esa sensación. Estar en pleno monte, sin un servicio adecuado para poder cambiarte de tampón o de compresa (y mucho peor, sin tener sitio alguno dónde tirarlo). Las mujeres estamos muy acostumbradas a no utilizar la regla como impedimento. Si tenemos que estar bien para ir a trabajar con ella, lo estaremos igual para divertirnos. Aún así, en pleno campo tener la regla no es lo mismo que ir a mear entre los árboles.

Por suerte, mi Sra. Pepa muestra ser sabia y no me visitó hasta finalizar el festival y regresar a casa. Ahora bien, la incomodidad estaba allí para todas. Pude comprobarlo al despertarme por la mañana e ir a una de las cabinas de wc instaladas. Al entrar, allí estaba el tampax sin envolver a falta de papel y esparcido con toda la sangre al lado del wáter. ¿Una asquerosidad? ¿Pues que pretenden si no ponen papeleras y dispensarios con sobres especiales para tampones y compresas? Estamos en plena montaña, del mismo modo que me piden ser práctica y adaptarme, las visitantes no tienen porqué ir con un paquete de clínex en el bolsillo. ¿Encima tenemos que ser responsables después del nivel de alcohol impartido en un festival? Un lugar, a pleno aire hecho a medida para ir relajado y despreocupado. Más bien sería tarea de los festivales entender que una vez al mes, las mujeres tienen la regla. Tampoco estaría mal tener un pequeño dispensario en el que repartiesen compresas en caso de emergencia. ¡A veces pasa! Unas veces se adelanta y otras veces se retrasa. Subrayo, que lo más curioso es saber que parte de la organización también está formado por mujeres y ¿ninguna ha propuesto mejoras en este aspecto? Imagino que ni se les habrá ocurrido tal cosa. Estamos demasiado acostumbradas a que las cosas sean de un sólo modo.

Señor@s, tengan en cuenta que, la gran diferencia entre hombres y mujeres es la menstruación. Y no por ello somos unas pijas ineptas. Simplemente, si no nos dan recursos pues asquerosidad al canto y esperpento esparcido por dondequiera. No deja de ser una expresión reivindicativa que surge de forma involuntaria. Es una respuesta ante la confrontación de algo natural ligado a la vida contra su falta de percepción. La regla es algo que existe y sin embargo, se trata como inexistente.

Frente a tantas compresas y tampones esparcidos, sólo falta que alguien les preste la misma atención que una obra de arte… Quizás así saque mejores conclusiones y vea mejor cuál es la realidad. 😉

 

Más información:

→ Bosc de Can Ginebreda
→ Festival L’Estrany


Festival L'Estrany - Banyoles

 

¡Comparte!