No somos románticas.

¡Comparte!

… ni tampoco feministas que pretenden comportarse como hombres. No existe la diferencia de géneros. Es necesario hablar como personas independientemente de cuál sea nuestro sexo.

Somos mujeres, ¡cierto! Pero queremos que pensemos tod@s. Cambiar la percepción de lo que nos rodea. Dar a entender que no todo es tal cuál como nos enseñaron. Podemos invertir el punto de vista y entender realmente cuál es la realidad. Cambiar el concepto de la pornografía. Esa palabra que para nosotras es sinónimo de una imagen irreal que a su vez representa ese deseo sexual tan natural que todos anhelamos. Un concepto muy representativo de nuestra sociedad, tanto a nivel social como político-económico. Una manipulación directa de nuestra esencia vital.

Todo es pornografía

Hoy en día, cuando hablamos de pornografía pensamos en las películas de contenido adulto actual en las que nada se insinua, todo es exagerado y las mujeres-objeto-plástico sonrien felices y dicen sí a todo. Una imagen totalmente equivocada de la realidad y que actualmente, cualquier adolescente recibe como escuela educativa sexual (internet es una fuente de información muy potente que alcanza todos los hogares). Sin embargo, quiero subrayar que el porno sobrepasa sus fronteras y pocos son conscientes.

Volvamos a la definición que hemos establecido del porno = irreal + concepto representativo de nuestra sociedad = irrealidad social = sociedad engañosa => implica un comportamiento que vive de las falsas apariencias.

La publicidad y el mundo de la moda también son pornográficos. La educación que recibimos también. Todo el bombardeo que recibimos día a día, mediante todos los medios, se enfocan en la estética y el cuidado personal. Las apariencias del bienestar perseveran en la actualidad. No puedes ser gordo, no puedes estar triste, tienes que gustar siempre. Vivimos en una sociedad porno en la que sólo existe la perfección sin imperfecciones. ¡Vamos que no podemos ni hacer una mueca! No vaya a ser que en ese momento te hagan una foto, salgas horrible y al cabo de 2 segundos ya te esté viendo todo el mundo por facebook. Todo el mundo va a ver la verdad. Eres human@. ¡Qué horror!

Vivimos en una sociedad con una enfermedad divulgada y dirigida por motivos político-económicos. Existe un interés de manipulación. Encontraron la fórmula para mantenernos distraídos y encima lo vendieron como la pocima mágica de la felicidad. En realidad, lo único que hicieron es aumentar nuestras preocupaciones y fomentar nuestro estrés. Mientras seamos seres dependientes de las apariencias seremos almas controladas. Mientras creemos que para ser felices debemos cumplir con los cánones impuestos, no dejaremos de fomentar la economía asentada en el consumismo.

La clave

Graffiti de la Belleza es tu cabeza

Cómo cita el famoso graffiti: La belleza es tu cabeza. Tus principios son los que se traducen en actitud. Tu comportamiento fiel a ti mismo e inmune a la opinión externa es lo que te hará feliz. Simplemente, porque dejarás de comportarte como un titere y te convertirás en persona. Tus capacidades no se definen por ser hombre o mujer, gordo o flaco. Una persona atractiva no se define por su físico sino por lo que transmite. Ser guap@ según la definición del catálogo de moda, es ser del motón.

¡Comparte!