PLAY ROOM – Una novela de Patricia Muñiz.

PLAY ROOM - Patricia Muñiz
¡Comparte!

Cita con Underbrain

Durante un soleado sábado del mes de enero, recibo una grata sorpresa. En la única terracita de la plaza Joanic del barrio de Gracia de Barcelona, estoy citada con Bounman de Underbrain. Creador de un magazine online en el que abarca distintos contenidos: artículos, reseñas, cómics, cine, entrevistas, etc. Un proyecto abierto a todo tipo de colaboración. ¡Os lo recomiendo gratamente! Sobre todo a aquellos que sean amantes del cómic.

Con Bounman, habíamos coincidido en algún que otro evento, pero nunca nos habíamos sentado a hablar. El motivo de la cita fue conocernos y obsequiarme con un par de libros editados por su propio sello editorial. Play Room, de Patricia Muñiz, es uno de ellos y al que voy a dedicar la siguiente reseña. No obstante, debo subrayar los puntos en común que extendieron nuestro encuentro. No sólo compartimos nuestra vida como blogueros sinó que coincidimos en varios matices profesionales: ilustración, creatividad, diseño, programación web, redes sociales, contenido… Los dos sabemos muy bien lo duro que es sobrevivir en estos tiempos que corren. Ambos, freelancers y autodidactas, proyectando incansablemente nuestros proyectos para mantener vivo nuestro oficio y profesión: dosis de diseño y mucha creatividad; un trabajo que requiere práctica, inspiración y mucha constancia.

PLAY ROOM

Patricia Muñiz (Barcelonesa, nacida en 1970)

Facebook | Twitter

Ilustración de portada: Joan Marín

España – Ed. Underbrain Books, Diciembre 2012 – 172 pp.

Género: novela erótica, thriller, ficción.

´

Seila Dor, una dependienta de librería con poco dinero y muchas ganas de escribir, participa como conejillo de indias en un proyecto de realidad virtual, un simulador de fantasías eróticas destinado a convertirse en la estrella del ocio adulto. El prestigioso escritor Esteban Rey se interesará por su experiencia y le pedirá que la escriba siguiendo unas indicaciones muy peculiares.

Durante las sesiones, Seila conocerá al resto de participantes: un ejecutivo de nuevas tecnologías, una ama de casa, una estudiante de cine, un maduro vividor y un joven músico llamado Espina, junto al que descubrirá la cara más oscura de Play Room.

Patricia Muñiz empezó publicando relatos fantásticos en los fanzines Catarsi y Les Males herbes. Ha publicado las
novelas “Corriente sanguínea” y “Play Room” con Underbrain Books y también es colaboradora habitual de Underbrain Mgz. Además, publica cuentos, relatos y reseñas de cómic en distintas publicaciones de género. En el 2012, sacó a la luz Play Room. Una novela llena de sorpresas. Lo que aparentemente parece ser un libro erótico resulta ser una mezcla de dos géneros más: ciencia ficción y thriller. Cabe subrayar que este libro fue editado justo en el momento en que 50 Sombras de Grey, de la autora británica E. L. James, dió un boom en las listas literarias. Sin embargo, la autora, no sólo se adelantó al afán de recuperar el interés por el erotismo. También supo adelantarse al fenómeno de la realidad virtual que estamos viviendo hoy en día. Ella, seguramente, conservará los recuerdos de la exitosa película El cortador de césped (1992) del director Brett Leonard o Nivell 13 (1999) de Josef Rusnak. Películas scifi en las que se proyectan los límites entre la realidad y la ficción. Historias en las que la ficción domina la realidad y cambia la mente de los personajes.

En esta novela, quién cambiará es Seila, el personaje principal. Detrás de la historia que cuenta este libro, no sólo está la ficción sino la evolución y el crecimiento de la protagonista. Existe una paulatina descripción de todo lo que envuelve su pasado y su presente frente a un futuro incierto. Algo por descubrir mediante la experiencia que brinda Play Room. Un misterioso laboratorio que aparentemente es reducido a un inofensivo juego sexual. Pero cierto es que el sexo está lleno de nuevas experiencias y nuevos mundos. Seila, irá abriendo los ojos para no dar vuelta atrás. Aquí quedará trazado su nuevo camino. Deseosa en mejorar, en indagar y en superar su pasado. Y es aquí, junto a este recorrido, donde la misma autora del libro introduce paralelas pinceladas que connotan la dificultad de ser escritor. Una lucha continua entre el éxito y la frustración. Un trabajo constante en el que la inspiración no viene sola. Una labor por madurar en el día a día.

Esta novela manifiesta una gran destreza en el arte de mezclar estilos y distintas temáticas en un único libro. Sin duda alguna, a medida que te adentras en él, aumenta tu sed por seguir leyendo. Es una sorpresa tras otra. No puedes parar. ¡Te atrapa lo mires por donde lo mires!

“Play Room está escrito como cuando te dan ganas de masturbarte, por impulso.”
Hernán Migoya

“Leí Play Room… me encantó… consiguió lo que hace mucho que no siento: ¡Ponerme supercachonda con un texto! Agradezco tanto esta sensación…”
Helena Torres Sbarbati

“He leído la novela de un tirón. ¡Engancha! Lo he pasado muy bien. No sé quién había dicho que era pornográfica, tampoco es para tanto… Está debidamente condimentada.”
Muriel Rousselle

¡Comparte!