Porno feminista

Porno feminista | Kâfeïna Girl
¡Comparte!

¿Qué está pasando hoy en día con el porno feminista?

Tras mi transcurso por Golden Sex Dreams, puedo decir que el interés de la mujer por proclamar abiertamente que le gusta el sexo ha sido todo un logro. Hace 3 años, se hablaba de 50 Sombras de Grey. Ese libro tan exitoso y lleno de polémica. Al año siguiente, se hablaba de sex positive y de lo fabuloso que era ser pansexual. Sin embargo, ahora, el porno feminista está en auge.

Este año, tras el exitoso y polémico vídeo viral del Salón Erótico de Barcelona 2016, en el que destacó la presencia de la actriz Amarna Miller… el porno feminista, de cierto modo, se ha hecho escuchar. Veremos cuál será su trayectoria a lo largo del próximo año… pero podemos decir que algunas personas ya empiezan a reaccionar frente a ello. Tengamos en cuenta, que tras el anuncio, este año, el Salón consiguió 26.000 visitas, de entre las cuales, destacaba la presencia de mujeres, e incluso, parejas heteras. La diversidad es lo que debe fortalecerse más, y luego, a parte de dedicar 28 ponencias al discurso ético y femenino en el Aula de Sexo del Salón… cabe destacar que lo que sucede dentro del pabellón todavía queda mucho por mejorar.

Veamos que nos cuentan los resultados de búsqueda en Google:

porno feminista | Kâfeïna Girl

Porno para mujeres | Kâfeïna Girl

Si anteriormente buscabamos porno para mujeres y, aún así el resultado era porno para hombres y hecho por ellos… ahora por lo menos, bajo la etiqueta de porno feminista, las mujeres se encontrarán con que no están solas y que sí, que tienen derecho a pedir lo que quieren como buenas consumidoras que son.

Pero si comparamos las 2 tendencias anteriores, veremos que al porno feminista todavía le falta mucha fuerza. Todavía no destaca.

Porno feminista | Kâfeïna Girl

Ciertamente, esto no acaba aquí; aún no está todo hecho. Los resultados que encontraremos serán informativos pero el producto en sí todavía no lo encontraremos. La variedad es escasa y seguiremos encontrando el mismo porno de siempre. Erika Lust y Lucie Blush han sido pioner@s del P.O.V feminista. Estas dos directoras de cine para adultos han marcado un punto de partida para quiénes estén dispuest@s a seguirlas. Ellas ya llevan unos años trabajando en este terreno y saben mejor que nadie que el cambio es lento pero no imposible.

¿Cuál es el origen del porno feminista?

Las mujeres en la pornografía (Wikipedia)
El ensayo de 2012 titulado Why Become a Pornography Actress? (Por qué hacerse actriz pornográfica) es un estudio sobre las actrices de cine pornográfico y sus razones para dedicarse a esta profesión. Las dos razones principales aducidas fueron el dinero y el sexo. Según algunas mujeres, esta ocupación les permitía ganar dinero de un modo que les dejaba bastante tiempo libre, mientras que otras consideraban que era una forma de explorar su sexualidad con el fin de disfrutar y experimentar placer. A pesar de los estereotipos sobre las actrices de cine pornográfico, estas mujeres consideraban que no es más que una oportunidad de mejorar su calidad de vida, aunque algunas de las que participaron en el estudio expusieron las dificultades que conlleva su ejercicio, muchas de las cuales se derivan de la falta de profesionalidad de sus agentes o de los productores de las películas, o del generalizado estigma social que sufre esta ocupación entre el público.

Dentro del movimiento feminista, siempre han habido 2 opiniones distintas entorno a la pornografía: el anti-porno y el pro-porno.

Anti-porno

Para las más reivindicativas, como Germaine Greer, la industria pornografica “trata de dinero, no de liberación. La obscenidad tiene un papel importante en el arte, así como el arte erótico, pero la pornografía estrictamente hablando no es más que una manera de hacer plata”. Para Greer, el problema con la pornografía es que “es una industria inmensa, que mueve enormes cantidades de dinero, y siempre lo ha hecho, pues la pornografía es la literatura de la prostitución”. El anti-porno hablará de la cosificación de la mujer y también expondrá los problemas que giran entorno a la educación sexual entorno a nuestros hijos. No olvidemos, que internet es una herramienta cada vez más al abasto de todos y que actualmente, es la fuente de información para los adolescentes.

I love feminist Porn | Kâfeïna Girl

Pro-porno

El porno feminista, sin embargo, es defendido como una forma de erotismo en el cual la mujer, y cualquiera de los participantes, son tratados como sujetos en lugar de objetos. Anna Arrowsmith (conocida como Anna Span en la industria del cine para adultos), defiende que “la pornografía es buena para la sociedad”. Anna declara que “solía ser anti-porno. Pero un día, en los 80, estaba caminando por la zona roja de Londres y mientras miraba las tiendas y bares me di cuenta que mi rabia era más bien envidia: envidiaba la libertad de los hombres… ¡Sus necesidades sexuales eran atendidas de tantas formas distintas! Así que me convertí en pro-industria del sexo (…) Soy pro-porno, pues no serlo es entregarle el sexo y la visualización del sexo a los hombres”.

Porno Feminista | Kâfeïna Girl

La autora, activista, educadora sexual y directora de cine porno Tristan Taormino declaraba en la revista Cosmopolitan que “las imágenes de dominación y sumisión no son por sí mismas anti-feministas, pero una de las razones por las que tantas feministas las critican es porque el consentimiento de la mujer no siempre es explícito y por la constante repetición de roles en los que el hombre domina a la mujer, convirtiéndolo en el principal patrón de poder que vemos en la pornografía mayoritaria. Creo que existe un estereotipo sobre que las mujeres quieren ver un porno más amable, delicado y romántico. Para algunas mujeres, éste es el caso, pero no para todas. Las pornógrafas feministas no quieren eliminar las dinámicas de poder; muchas de nosotras queremos explorarlas de una manera más diversa, matizada y menos estereotípica y en la que el consentimiento sea más explícito”.

Feminist | Kâfeïna Girl

Porno ético

El porno feminista no asume la existencia de una única espectadora femenina. Busca la variedad de sus consumidores indistintamente de su género, abarcando múltiples gustos y preferencias. Sus defensores –mujeres y hombres– lo consideran una expresión abierta a todo tipo de sexualidades. Es un cine que aspira a superar los estereotipos del porno patriarcal y romper con lo convencional. Hacer porno de forma distinta; hecho con y por gente diferente. Además, su intención es poner en práctica el porno ético. Se preocupa del buen trato de los actores creando un ambiente de trabajo justo, seguro y consensuado. El porno feminista no deja de ser una herramienta más para provocar el cambio, dentro y fuera de la industria. Busca un cambio económico, político y social. Romper con los estándares responsables de la mala fama sin borrar la palabra porno del diccionario es uno de los fines de este movimiento. Una tendencia a transformar lo que durante muchos años ha existido con el fin de dar un punto de vista más realista de lo que está sucediendo a pie de calle.

¡Comparte!