Ser hombre no es lo mismo que ser machista

Ser hombre | Kâfeïna Girl
¡Comparte!

¿En qué consiste ser hombre?

Documentos TV de la 2, dedica un documental a la crisis de la identidad masculina. Debido a los tiempos que corren hoy en día, ser hombre es muy distinto a la idea que tenemos de virilidad. El hombre contemporáneo, tiene un desconcierto bastante grande. El hombre empieza a notar que el paradigma antiguo ya no funciona, y el nuevo todavía no sabe donde está. El lugar de las mujeres es el que ha cambiado. La representación de sí mismas se ha fortalecido. Ellas ocupan un lugar importante en el mundo laboral e incluso, debido a la crisis, en muchos hogares, se han convertido en el sustento familiar. ¡No es ningún drama! Solo una realidad y esta puede ser positiva. Por ejemplo, los hombres empiezan a reclamar el derecho a la paternidad. Empieza a ser necesario la ampliación de las bajas paternales… Un tema en el que el gobierno retrogada no despierta. No reconoce que hay claros cambios sociales que requieren de nuevas leyes y ayudas. Las mujeres ya no pueden ser responsables de los hijos al 100%. Ellas también quieren evolucionar profesionalmente y se empieza a reconocer la crianza de los hijos como un deber de 2 personas.

“Los hombres ya no tenemos excusa para ser conscientes y poder avanzar.”

Hombres planchando | Kâfeïna Girl

En este documental, aparecen 8 hombres que se desnudan ante los demás. Permiten viajar a través de su interior de tal manera que se desvelan por sí mismos sin temor alguno a destapar su falta de virilidad. En 3 décadas, las mujeres han evolucionado de forma social, laboral, familiar, e incluso, sexual. Sin embargo, los hombres siguen teniendo una asignatura pendiente: vivir su propia revolución. El hombre igualitario todavía está por venir.

Hombres

Guión y dirección de José Pedro Estepa

DOCUMENTOS TV, 20 de noviembre de 2006, por La 2 de TVE.

¡Comparte!

Un comentario sobre “Ser hombre no es lo mismo que ser machista

  1. Lo que planteas en este artículo es una duda que siempre tuve, la de si los hombres estaban sujetos también a un tipo de opresión que era más silenciosa y difícil de ver; de todas maneras, el argumento que más me chirría para justificar la existencia de los roles de género es que la naturaleza nos “ha programado” así, como si fuéramos simples máquinas de una cadena de montaje que deja de funcionar al más mínimo cambio. Personalmente, creo que da más miedo seguir funcionando como una máquina que romper con la “programación”.
    Interesante artículo 🙂
    Un saludo