Sin Tetas sigues siendo mujer

Sin tetas no hay paraíso
¡Comparte!

Entre miles de anécdotas personales, están los encuentros inauditos. Esos que, en una noche de fiesta, te devuelven a casa con una nueva experiencia o reflexión. En mi caso, os contaré que una vez, en una discoteca, conocí a una chica. Era alta, morena, con ojos grandes y muy expresivos. Estaba dotada de unas piernas kilométricas y bien esculpidas. Llevaba un vestido negro ceñido, medias de encaje y una rebeca gris que no se quitó en toda la noche. Lo que más me cautivó de ella fue su sencillez, su carácter amable y su mirada intensa. En un momento de la diversión, me atreví a piropearla haciendole un simple comentario.

_Me gusta tu vestido _le dije.
Tras oírme, en una fracción de segundo, cruzó los brazos.
_Me queda mejor de culo que de pecho _me respondió ella.

De repente me dí cuenta que se estaba tapando los pechos con los brazos. Un gesto que delataba un signo de vergüenza e incomodidad que me extrañó mucho. La miré fijamente.

_Bueno ¿y qué? Tienes unas piernas estupendas que luces divinamente y unos ojos preciosos. Cada persona luce de sí misma lo mejor que tiene, ¿no?

Mientras le decía estas últimas palabras, mi cerebro hizo un clic repentino. Observé en esos 3 segundos fijamente los rasgos de su rostro. Y mi cabeza se dio cuenta de lo que estaba pasando. Caí de golpe justo en el mismo momento que ella se estaba acercando a mi oído para responderme.

_Estoy pasando por un cambio de sexo.
_Lo sé. Acabo de darme cuenta justo en este momento. Me extrañó que te cruzases de brazos porqué no entendía cómo alguien tan femenino no estaba orgulloso de ello.

Notaba en sus ojos una mezcla de sorpresa, dulzura y debilidad. Se mantenía serena pero a su vez estaba totalmente sorprendida por mi respuesta. Lo cierto es que yo también lo estaba. Ni siquiera sabía de dónde salían mis palabras ni de como fui capaz de decirle a una desconocida tales verdades.

_Piensa que hay muchas mujeres que no tienen pechos y no por eso dejan de ser mujeres. Tienes que ser quién eres. Sin tetas sigues siendo femenina porqué así te he visto y te sigo viendo.

Lo cierto, es que no sé cómo, pareció que ambas nos convertimos en una especie de mensajeras. Las dos nos quedamos extrañadísimas por este paréntesis tan intenso. Fue como transmitirnos fuerza mutuamente y a la vez una gran reflexión. Las modas no solo afectan a las mujeres, también a los hombres. Y los transexuales también sufren por ello. Los pechos son considerados “severamente” una parte femenína de la mujer porqué es la más visible. La lucha del cáncer de mama bien debe saberlo. La vulva, sin embargo, está escondida. No es tan apreciada e incluso su anatomía en detalle es bastante desconocida por la gran parte de personas. Esta no sufre el juego de las apariencias. La feminidad es un rasgo que va atado a la personalidad de cada un@. Se nace con ello y puede cultivarse pero, en cualquier caso, no se inyecta ni tampoco es producto de la cirugía. Sin tetas seguimos siendo mujeres del mismo modo que disponer de dos tetazas no es sinónimo de femineidad.

¡Comparte!

3 comentarios sobre “Sin Tetas sigues siendo mujer