Verano, calor y mucha infidelidad.

verano, calor y mucha infidelidad | Golden Sex Dreams
¡Comparte!

No sé hasta qué punto somos conscientes, pero hoy en día, internet y aplicaciones móviles facilitan el ligoteo y la seducción. Los sitios de citas en línea españolas son cada vez más populares y es más normal utilizarlas. Estudios demuestran que durante el verano, parecen haber factores sociales y biológicos que incentivan las relaciones sexuales. Estos incluyen a l@s solter@s como a las personas con pareja.

Según Meetic, el 30% de los solteros escoge el verano para ligar y el número de personas que se registra para buscar pareja aumenta un 20%. Según la web de infidelidades Second Love, en verano, crece la búsqueda de amantes en un 40%. Según Google, durante esta estación, se escribe “apareamiento” un 5,67% más y la búsqueda de pornografía sube un 4,28%.

¡Está claro! Si durante el año, nuestra preocupación es el trabajo… en verano, aumentan las descargas de apps para ligar. Tinder se lleva la palma pero surgen un sinfín de aplicaciones que inundan las redes del ligoteo (How about we, Bumble, Down, Bristler, OK Cupid). Según la revista Quo, el 87% de las infidelidades veraniegas ocurren con la familia muy cerca, usando las aplicaciones en el móvil y aprovechando la hora de descanso de la familia.

 

Infidelidad

nombre femenino
1. Falta de fidelidad (firmeza y constancia en los afectos, ideas y obligaciones).

Realmente, no hacen falta estadísticas para saber todo esto. Basta con apuntarse a una de estás webs o aplicaciones móviles. Entras en Meetic o en Tinder y encuentras a todos tus amig@s, tus ex y gente que conoces con pareja. El tema es que hay quién se escandaliza y hay quién no. Yo no voy a ponerlo en cuestión, sin embargo, os llevaré hacia otra reflexión. ¿Porqué simular tanta constancia y comprometerse con tantas obligaciones, cuando por otro lado no es lo que se desea? Una cosa es echar una cañita al aire surgida en el momento o que nace de una química “inevitable” entre dos personas que se cruzan habitualmente. Todas estas webs y aplicaciones móviles apuntan hacia todo lo contrario: un hábito. Una programada búsqueda de actividad sexual que, a mi parecer, reemplaza lo espontáneo y natural.

Mentir a otros. A eso llama el mundo romance.Oscar Wilde.

 

¿Qué hay del poliamor?

Las personas occidentales somos bastante testarudas en no querer prestarle atención a otras culturas. Si realmente, una persona lo que desea es ser libre sexualmente o relacionarse con más de una persona ¿para qué atarse a una sola? ¿Quién dijo que no puede ser de otro modo? Me cuesta mucho entender que una persona sea al 100% feliz con su pareja, mientras su cerebro añade una preocupación más como la de rellenar su agenda de posibles ‘folleteos’ a conseguir. A mi personalmente, me estresa nada más pensarlo. Y mucho más si eso implica mantener varias cuentas de citas en línea. Conectarse a escondidas, planificar una escapada, inventarse una escusa, no irse de la lengua involuntariamente,… En fin, da qué pensar ¿no sería más sencillo si cada uno pudiese hacer lo que quiera?

Fui la mujer de un hombre blanco monógamo y fue el infierno. Fui una de las muchas mujeres de un morabito ¡Y fui feliz! Para mí no importa monogamia o poligamia, sino que haya amor.Ken Bugul.

 

¿Qué hay de las mujeres?

Sabiendo que la infidelidad siempre ha existido y por ello, siempre han habido prostíbulos llenos de hombres casados… quizás internet ha conseguido una vía para que un gran número de mujeres puedan también buscar sus aventuras. Sabiendo que unas pocas son asiduas a contratar un escort o gigolo profesional, aún así, este acto todavía no se asimila como algo normal. Con esto subrayo, que la necesidad sexual la tenemos tod@s y viendo el éxito de todos estos productos en línea, queda a la luz el verdadero comportamiento social. La infidelidad, es algo que siempre ha existido en una sociedad hipócrita.

Para concluir,…

Os invito a ver este vídeo en el que Esther Perel, terapeuta de parejas, nos aporta una reflexión acerca de la infidelidad.

 

“La gran mayoría de la gente con la que trabajo no son galanteadores crónicos. A menudo son personas profundamente monógamas en sus creencias, y al menos para su pareja. Pero se encuentran en conflicto entre sus valores y su comportamiento. A menudo son personas que han sido fieles desde hace décadas, pero un día cruzan la línea que nunca pensaron cruzar, a riesgo de perderlo todo. Pero ¿en un atisbo de qué? Las aventuras son un acto de traición, pero también una expresión de añoranza y pérdida. En el meollo de una aventura, siempre encontrarán un anhelo y un deseo vivo de conexión emocional, de novedad, de libertad, de autonomía, de intensidad sexual, un deseo de recuperar partes perdidas de nosotros mismos o un intento por recuperar vitalidad de cara a la pérdida y la tragedia.”Esther Perel

¡Comparte!